La industria automovilística española cerró el primer cuatrimestre del año con un superávit comercial de 1.316,9 millones de euros, lo que supone un fuerte descenso del 51,8% respecto a las cifras del mismo período del año anterior, según datos del Ministerio de Economía y Competitividad.

En abril, la industria de automoción nacional contabilizó un saldo comercial positivo de 145,7 millones de euros, lo que se traduce en un fuerte retroceso del 80,6%.

Estos sensibles descensos del superávit comercial del sector del automóvil, tanto en abril como en los cuatro primeros meses del año, se explican por el incremento de las importaciones derivado de la mejora de la demanda interna, ocasionada por el Plan Pive y otros programas de incentivo a la compra.

Así, en el primer cuatrimestre las exportaciones del sector del automóvil totalizaron 11.612,3 millones de euros, con aumento del 5%, mientras que las importaciones subieron un 23,6%, hasta 10.295,4 millones de euros.

Por su parte, el sector de componentes del automóvil registró un déficit de 2.602,3 millones de euros en los cuatro primeros meses de 2014, un 37,4% menos.