Más de un centenar de establecimientos sumergidos reparan automóviles en la Región de Murcia sin las garantías suficientes, según ha alertado Fremm, que manifiesta que estos talleres ilegales "generan mayor inseguridad vial, fraude fiscal y competencia desleal". Los talleres clandestinos representan, en primer lugar, "una amenaza directa sobre la seguridad vial, pues ni sus reparaciones ni sus piezas están garantizadas. Dotados de maquinaria obsoleta, ya que los cambios e innovaciones en la reparación de automóviles son continuos, el material que utilizan tampoco está homologado, incumpliendo la rigurosa normativa europea que, sobre calidad, se aplica a los recambios", añaden.

A la falta de tecnología y de piezas fiables se une, asimismo, "la ausencia de profesionalidad por parte de los operarios, obligados, como están, a ahorrar costes y tiempos al máximo". El resultado es "la ausencia absoluta de garantías de la reparación y, lo que es más grave, el aumento de la posibilidad de accidentes, con el consiguiente perjuicio tanto para el usuario como para aquellos que se cruzan con él".

Fremm anima, por tanto, al conjunto de los ciudadanos a denunciar la existencia de estos "chiringuitos ilegales" por "el daño que ocasionan a las finanzas públicas y a la seguridad", recalcando que el reciente incremento del IVA "aumenta su número y el impacto negativo sobre el conjunto de la sociedad, máxime en la actual coyuntura de crisis".

En este sentido, la organización empresarial del Metal felicita a las autoridades por sus éxitos en la detección y desmantelamiento de los talleres ilegales en toda España, recordando la necesidad de "preservar la riqueza y el empleo de la inmensa mayoría de los talleres de reparación de automóviles de la Región".