El Reglamento aprobado por la Unión Europea, que obliga a los fabricantes de vehículos a facilitar los datos para realizar la ITV, no se está cumpliendo, alertan desde Aeca-ITV. “Pese a que entró en vigor el pasado 20 mayo de 2020, los fabricantes desatienden el Reglamento al no permitir que se pueda tener un acceso factible y fácil a esta información por tres causas: el formato de los datos no es estructurado y la plataforma no es común, algunos fabricantes no suministran información técnica y los que lo hacen lo pretenden cobrar, en contra de lo establecido en el propio Reglamento”.

Esta cuestión para la seguridad de los vehículos quedó reflejada en el 25º Congreso de la Calidad en la Automoción 4.0, celebrado el pasado 22 de octubre, organizado por la Asociación Española para la Calidad. En la sesión sobre “Nueva Regulación y Normativa post Covid-19”, Guillermo Magaz, director gerente de Aeca-ITV, presentó la situación en la que se encuentra el sector ITV por el incumplimiento de los fabricantes de este Reglamento y la problemática que puede generar en un futuro si no se comienza a entender las necesidades que tiene la sociedad.

Guillermo Magaz Aeca ITV

En opinión de Magaz, “es vital que, dentro del marco de la homologación de vehículos, se tenga en cuenta la comprobación de los sistemas de seguridad que equipan los mismos por parte de las autoridades competentes en la ITV y se pueda comprobar su estado durante toda la vida útil del vehículo, de manera oportuna y coherente, fácilmente accesible, sin restricciones y carente de discriminación, como establece la legislación. Es decir, sin costes ni otras restricciones que impidan un acceso fácil y en igualdad de condiciones a la información técnica del vehículo”.

Esto también quedó patente en el seminario online organizada por CITA (International Motor Vehicle Inspection Committee) el pasado 7 de octubre, sobre “Status of implementation of Eu Regulation 2019/621”, a la que asistieron miembros de la Comisión Europea y representantes de la ITV de los Estados miembros, donde se consideró que es necesaria una Reglamentación futura mucho más precisa para la comprobación de los nuevos sistemas en la ITV de cara a evitar incumplimientos, sin que el acceso a esta información suponga un coste económico, ya que iría en perjuicio de la seguridad vial y protección medioambiental.

El Parlamento Europeo legisla para conseguir sus objetivos en la mejora de la seguridad vial: reducir en 15 años 25.000 víctimas mortales y 147.000 heridos por el tráfico de vehículos en Europa. Con este fin, se está creando el marco jurídico necesario para exigir la obligatoriedad de determinados elementos de seguridad en los vehículos, que está cambiando el concepto de los mismos, informan desde Aeca-ITV.

Como ejemplo, el Reglamento (UE) 2019/2144, de 27 de noviembre, establece la obligatoriedad de equipar los vehículos con sistemas de seguridad a partir de nuevos modelos en 2022. Se trata de sistemas como asistente de velocidad inteligente, alcoholímetros antiarranque, advertencia de somnolencia y pérdida de atención, frenado de emergencia con protección especial a usuarios vulnerables de la vía pública, registrador de datos, etc. Los fabricantes deberán instalar estos sistemas de seguridad en los vehículos y permitir el acceso a su verificación por las autoridades y los centros de ITV durante toda su vida útil.

El primer paso para cumplirlo se estableció en el Reglamento de Ejecución (UE) 2019/621, de 17 de abril, que entró en vigor el 20 de mayo de 2020, estableciendo la obligatoriedad para los fabricantes de suministrar acceso e información técnica para la realización de la ITV en los vehículos matriculados desde el 20 de mayo de 2018, permitiendo la comprobación de los distintos sistemas de seguridad que se vayan implantando.