Tras la designación de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, Faconauto ha indicado que espera que en la composición del nuevo Ejecutivo se tenga en cuenta la relevancia y el peso que tiene el sector para la actividad económica y el empleo de nuestro país. La actividad de los concesionarios representa el 3% del PIB, con una facturación de 32.000 millones de euros y 600.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

Asimismo, la patronal ha trasladado la necesidad de que el Gobierno siga apoyando a la automoción española mediante medidas que mantengan el impulso, tanto de la parte industrial como de la distribución y reparación, "en un momento clave en el que se está dirimiendo su futuro desarrollo”.

Para la patronal, “el nuevo Gobierno tiene la oportunidad de dar un impulso a las políticas del automóvil, que pasarían por poner en marcha un plan global que permita coordinar actuaciones y tener un único interlocutor, de tal modo que se proteja un sector tan estratégico para la economía”.

El citado plan, a juicio Faconauto, debería englobar, en primer lugar, el medio ambiente y la seguridad vial, pero también las nuevas formas de movilidad, los nuevos canales de comercialización, la implantación de vehículos de energías alternativas, o el impulso de la I D i y de la competitividad industrial.