La Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) acogió positivamente la renovación del Plan Pima Aire, anunciada por el Gobierno y puesto en marcha por el Ministerio de Medio Ambiente, ya que seguirá impulsando la sustitución del parque de vehículos comerciales de nuestro país que, a causa del parón en la actividad económica, ha alcanzado una edad media de 12,5 años.

La patronal de los concesionarios recordó, en este sentido, que los principales beneficiarios de esta medida serán sectores especialmente golpeados por la crisis, como los profesionales, empresas, pymes y autónomos, que podrán renovar sus flotas introduciendo en el parque vehículos más eficientes, seguros y en las mejores condiciones económicas.

Asimismo, Faconauto recalcó que la continuidad del Pima Aire favorecerá la actividad comercial de los concesionarios, lo que se traducirá en un aumento de las matriculaciones en el canal de empresas, el que más ha sufrido el "parón" de ventas de los seis últimos años.

Destacó, no obstante, que el plan también está propiciando que se fabriquen más comerciales ligeros en las factorías de nuestro país, el primer productor europeo de este tipo de vehículos.

"El Pima Aire ha demostrado su eficacia y responde a una necesidad acuciante para pymes y autónomos, que conducen flotas obsoletas, lo que tiene repercusiones muy negativas sobre el medio ambiente y la seguridad vial", expuso el presidente de Faconauto, Jaume Roura.

El máximo dirigente agregó que su renovación es importante, aunque la cuantía de esta tercera edición se agotará pronto, dado que hay una cartera de pedidos que aflorará en cuanto entre en vigor. "Esperamos que se le vaya dando continuidad presupuestaria a lo largo de todo el ejercicio", concluyó.