El presidente de FACONAUTO, Jaume Roura, ha hecho balance de la situación de los concesionarios en España e hizo hincapié en la necesidad de revisar los estándares excesivos que fijan las marcas, eliminar los costes improductivos y "reinventar y reorientar con las marcas nuestro modelo de posventa para ajustarnos a las demandas del cliente".

 

En su discurso el presidente de Faconauto dijo en su presentación a los medios que los periodos de mantenimiento y las averías cada vez menos  frecuentes dificultan la rentabilidad de las concesiones. Como alternativa planteó que los fabricantes deben avanzar hacia la venta "todo completo" que debería incluir en la venta de un vehículo nuevo su mantenimiento y la reparación de posibles averías durante un periodo de cinco años.

Desde el punto de vista de Faconauto los concesionarios están soportando sobre sus maltrechas economías el peso económico de los planes PIVE y PIMA Aire con los que se incentiva la compra de nuevos vehículos menos contaminantes. Calcula que para febrero del próximo año el Gobierno les adeudará 132 millones de euros.

El cálculo parte de los especialmente preocupantes 5 millones de euros adeudados desde el pasado mes de marzo del PIMA Aire (del que ya se ha aprobado una cuarta edición). Sobre esa cifra pesan las casi 27.000 prereservas de automóviles (unos 26 millones de euros) acogidas al PLAN PIVE con cargo al previsto un PIVE 7 cuyo presupuesto será de 175 millones de euros. A ello se sumará que, cuando el Gobierno comience a pagar las ayudas correspondientes al PIVE 7, se habrán acumulado unas 100.000 prereservas más (100 millones de euros), según los cálculos de la asociación.

Todo ello sin perder de vista que de los 2.000 euros que oferta el PIVE, el Gobierno aporta mil y otros mil la marca de los que el concesionario pone en torno a un 40 % por término medio.

El dirigente de Faconauto subrayó que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció el pasado mes la prórroga del PIVE 6, dotada con 75 millones de euros, de los que a esta fecha el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), que es quien tramita las ayudas, no ha recibido nada. Jaume Roura aprovechó la mención del IDAE para resaltar su excelente funcionamiento en esta labor.

El presidente de Faconauto en marca esta situación en un contexto de continuadas rentabilidades negativas y en el que entre 2008 y 2013 hayan cerrado en España 788 concesionarios y 1.498 servicios y agentes, lo que supone un 34,25 % de reducción de estas redes. En ese mismo periodo se han perdido 49.793 puestos de trabajo.

Por fortuna las últimas cifras vienen a poner un punto de esperanza con una rentabilidad prevista para 2014 del 0,58 % y la creación de 1.600 puestos de trabajo. Esos datos hacen creer al presidente de Faconauto que 2014 es "el año del inicio de la recuperación, lenta pero positiva".

En lo referido a la creación de empleo Jaume Roura estimó que en el 2015 podrían crear 2.500 empleos si se consigue poner en marcha un acuerdo de formación dual que facilite la incorporación de jóvenes al negocio de la distribución y la posventa de las concesiones. Al tiempo anunció que Faconauto está negociando con la CEOE y los sindicatos un convenio laboral exclusivo para el sector de la distribución de automóviles.

En sus estimaciones de futuro Jaume Roura ha hablado de unas ventas de 850.000 unidades, 15.000 menos que las estimaciones de Anfac . Hasta el 2016 no cree que se alcance de nuevo el millón de vehículos vendidos y sólo en el 2020 se volverá a ver una cifra de 1.300.000 vehículos vendidos.

Cuando Jaume Roura se refirió a la investigación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre posibles pactos de precios entre empresas contrarios a la libre competencia afirmó que "el mercado español es de los más competitivos de Europa". Si las ha habido no han causado perjuicio económico al consumidor", destacó Blas Vives, secretario general de Faconauto. "No hay cartel en los concesionarios porque solo hacemos lo que nos marcan los fabricantes", remarcó Jaume Roura.

Desde el punto de vista de la asociación hay una serie de cifras que avalan la extremada competitividad del mercado español y como esta beneficia a los consumidores españoles: Por un lado ninguna de las marcas presentes en nuestro mercado tiene una cuota mayor del 9 %  al tiempo que ese consumidor español "se ahorra un 26% más que un comprador europeo de vehículos".