Faconauto lamenta profundamente el anuncio hecho por Nissan del cierre de su planta en Barcelona”. Así lo indica en un comunicado la patronal de los concesionarios, para quien esta decisión “supone un golpe muy duro en primera instancia para las 20.000 familias que dependen directa o indirectamente de esta factoría y que ahora ven cómo su futuro se queda en suspenso”. Faconauto les muestra “todo su apoyo y solidaridad en unos momentos tan difíciles”.

En opinión de la patronal, “la noticia es una seria advertencia y da una dimensión real de la importancia que tiene la viabilidad de la automoción para otras 500.000 familias, que es el empleo directo que genera el sector en España. Ello nos obliga, como país, a trabajar con todos los medios para evitar el cierre de nuevas fábricas”.

Faconauto quiere también solidarizarse con la automoción catalana, “que es la que sufrirá más crudamente el cierre de Nissan”, y particularmente con la red de concesionarios de la marca, “que perderán la referencia y el impulso que ha supuesto contar con una planta tan representativa”.

La entidad recuerda que, aunque cese la actividad de su fábrica, Nissan mantendrá con normalidad su actividad comercial en España, que atienden 72 concesionarios independientes que dan empleo a cerca de 3.000 personas.

Sin embargo, Faconauto, “siendo consciente de lo delicado de la situación”, ha querido “condenar enérgicamente” los ataques que sufrieron el pasado viernes algunos concesionarios de Nissan en Barcelona. La patronal recuerda que “se trata de empresas privadas que se verán también seriamente afectadas por el cierre”, por lo que pide “que no se repitan estos ataques”.