Nissan ha anunciado hoy en un comunicado sus planes para reestructurar sus operaciones industriales en Barcelona. La propuesta incluye la intención de cerrar la planta de Nissan Barcelona en Zona Franca y las plantas de Montcada y Sant Andreu, a partir de diciembre de 2020.

Nissan fabrica vehículos en Barcelona desde 1983 y actualmente emplea a unas 3.000 personas en la zona. En los últimos años, las condiciones del mercado han provocado, según el fabricante, que los volúmenes de producción caigan por debajo del 25% de la capacidad de la planta.

“El plan, presentado tras un largo estudio sobre las opciones futuras para las operaciones de Nissan en Barcelona, está ahora sujeto a las consultas con los representantes de los trabajadores”, asegura el fabricante, que también anuncia que no se ven afectadas por este anuncio las operaciones de Nissan en Ávila y Cantabria, así como las operaciones de ventas y marketing de Nissan Iberia en España.

En cuanto al mercado español, Nissan Iberia mantiene sus operaciones comerciales junto a la red de concesionarios de la marca en el país, para seguir atendiendo las necesidades de sus clientes. “España siempre ha sido, y sigue siendo, uno de los mercados más importantes para la marca en Europa”, añaden desde la compañía.

Frank Torres, vicepresidente ejecutivo de Nissan para Rusia, será quien gestione el proceso de consultas, función que se añadirá a sus responsabilidades actuales en dicho mercado. En paralelo, y mientras dure el proceso, también asumirá la responsabilidad de todas las operaciones industriales de Nissan en España.

En palabras del presidente y CEO de Nissan, Makoto Uchida, “Nissan está tomando medidas para asegurar un futuro sólido para la compañía, en Europa y en todo el mundo. Europa sigue siendo una región importante para Nissan, y es por eso que estamos proponiendo pasos para mejorar nuestra posición y nuestra rentabilidad en este mercado altamente competitivo”.

“La propuesta del cierre de la planta de Barcelona es el resultado de un extenso estudio para mitigar el exceso de capacidad de producción y mejorar la competitividad general. Esta no es una decisión que estamos tomando a la ligera, sino que es para asegurar el futuro más sólido posible para la marca”, añade el presidente.

Por su parte, el presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, ha declarado que “tenemos una larga historia de fabricación en Barcelona, por lo que la propuesta anunciada hoy será muy difícil para muchas personas. Como parte del proceso de consulta, estamos comprometidos a debatir el plan con total transparencia y respeto para todos los empleados y escucharemos las opiniones de los representantes de nuestra plantilla, los empleados y todos nuestros socios en Cataluña y en toda España”.