La patronal de los concesionarios, Faconauto, ha participado en el encuentro que ha mantenido el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con organizaciones vinculadas a la industria, el comercio y el turismo de nuestro país. En el transcurso de éste, su vicepresidenta ejecutiva, Marta Blázquez, ha trasladado a Sánchez la necesidad de que se forme un nuevo gobierno para que se puedan poner en marcha las medidas y reformas que la automoción necesita para no perder empleo y competitividad.

Para Faconauto, sería necesario que se reactive cuanto antes el Plan Estratégico de Apoyo Integral a la Automoción, que fue presentado al final de la pasada legislatura por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y que el propio Pedro Sánchez mencionó, en su discurso de investidura, como uno de los puntos que llevaría a cabo en el caso de que gobernara.

Faconauto ha indicado al presidente del Gobierno que la próxima legislatura es una oportunidad para sentar las bases del futuro del sector de la automoción, para que la transición que está viviendo sea socialmente justa, además de profundizar en la sostenibilidad y la digitalización en toda la cadena de valor. Sin embargo, ha priorizado el que se aborden los dos retos urgentes a los que se enfrenta el sector, como son avanzar hacia una movilidad descarbonizada y el establecimiento de un marco jurídico estable.

La patronal comparte con el Gobierno la necesidad de avanzar hacia una movilidad sostenible. No obstante, considera esencial que esa transición se construya sobre una hoja de ruta ambiciosa, medible, que llegue a las rentas medias-bajas y que sea trabajada con el sector. Además, debe tener en cuenta el principal problema a corto plazo: un parque de vehículos muy antiguo y la incertidumbre que siente el consumidor.

Para abordar estos retos, Faconauto propone la puesta en marcha inmediata de un Plan Nacional de Achatarramiento y, en paralelo, de un Plan Nacional de Impulso del Vehículo de Cero Emisiones. Ambos deberían tener una duración de cinco años para ser efectivos y verse acompañados por una reforma de la fiscalidad del automóvil, que también sería una palanca esencial para acelerar la renovación del parque y clarificar la situación al consumidor.

Al respecto, Faconauto ha insistido en la importancia de que todas las medidas que afecten a la automoción aseguren los principios de unidad del mercado frente a la disparidad de criterios a nivel autonómico. Ello concierne, entre otras cosas, a la discriminación tecnológica, la concesión de planes de renovación del parque o los planes de calidad del aire.

Para realizar esa transición sostenible y justa, Faconauto ha recordado que hacen falta grandes inversiones, la colaboración público-privada y reactivar un mercado que lleva cayendo diez meses. Los concesionarios ya están comprometidos para acometerlas, pero necesitan seguridad jurídica en sus relaciones con las marcas para mantenerlas y para seguir siendo generadores de actividad y de empleo.