Fiat Chrysler ha decidido llamar a revisión a 1,4 millones de vehículos en Estados Unidos para instalar un software con el objetivo de evitar que piratas informáticos tomen control remoto del motor, dirección y otros sistemas.

El anuncio de FCA US LLC, anteriormente Chrysler Group LLC, llegó días después que investigadores de ciberseguridad usaran una conexión inalámbrica para apagar el motor de un Jeep Cherokee en funcionamiento, aumentando las preocupaciones sobre la seguridad en vehículos con conexión a Internet.

 

Los investigadores emplearon el sistema telemático de Fiat Chrysler para introducirse en un Jeep Cherokee de un voluntario que se desplazaba por una autopista y enviaron órdenes al motor, la dirección y los frenos.

La Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carretera (NHTSA, por sus siglas en inglés) expuso recientemente que investigaría si la solución de FCA de actualizar el software era una medida suficiente para proteger a los usuarios de los piratas informáticos.

En este mismos sentido, un portavoz de la NHTSA recalcó que era la primera llamada a revisión de vehículos debido a preocupaciones de ciberseguridad.

Hasta el momento, los fabricantes de automóviles han minimizado el peligro que un pirata informático pueda controlar un vehículo usando una conexión inalámbrica.

Si bien los hackers previamente demostraron poder alterar los sistemas a bordo usando conexiones físicas con el sistema de diagnóstico del vehículo, los investigadores pudieron controlar el automóvil de manera remota.