La asociación pontevedresa ATRA, Asime e Instalectra, junto con los sindicatos CC.OO y UGT, firmaron, el pasado 12 de julio, el Convenio Colectivo para Empresas del Metal sin convenio propio de la provincia de Pontevedra, para los años 2017, 2018 y 2019, “que permite dotar de la necesaria estabilidad a nuestro sector”, aseguran desde los representantes de los talleres de Pontevedra.

Tal y como informaba ATRA en la firma del preacuerdo, en el convenio se contempla un incremento salarial de un 2% para 2017, un 1,25% para 2018 y un 1,25% para 2019.

Si a 31 de diciembre de cada año el IPC real de dicho año superase el porcentaje de incremento de ese año, se efectuará una actualización salarial en el exceso sobre la citada cifra, que exclusivamente servirá de base de cálculo para las tablas salariales del año siguiente, es decir, sin efectos retroactivos o pago de atrasos.

También se modifica el artículo 8.2, relativo al contrato de formación, en la regulación de la retribución, que se abonará en proporción al tiempo de trabajo efectivo.

El plazo máximo para el abono de los atrasos correspondientes al incremento salarial del año 2017 será de un mes desde su publicación en el Boletín Oficial de Pontevedra (B.O.P.).