La compañía Fuchosa, integrada en el Grupo Automotive Components Europe (ACE), cerró 2013 con una producción de 40.000 toneladas de horquillas o soportes de freno, su cifra histórica más alta, superando incluso los registros previos a la crisis.

Esta producción se logró después que en los ejercicios 2012 y 2013 el grupo invirtiera 3,2 millones de euros en implantar una segunda línea de producción, desveló el director gerente de la fábrica, José Manuel González.

Enmarcada en el plan estratégico de la compañía, gracias a esta inversión, la planta superó su récord de 38.000 toneladas, conseguida en 2008. También consiguió incrementar el número de clientes, al sumar dos nuevos fabricantes de frenos coreanos instalados en el mercado europeo.

Dentro de su plan estratégico, prosiguió González, la compañía invertirá este año un millón de euros, con el objetivo de elevar su producción hasta las 45.000 toneladas.

Con una plantilla de 230 trabajadores, Fuchosa - ubicada en Atxondo (Vizcaya), cuenta con una cuota de mercado paneuropea del 45 % en la fabricación de horquillas de freno para todo tipo de plataformas de automoción.

"Prácticamente la mitad de los vehículos que circulan habitualmente en Euskadi llevan horquillas de disco fabricadas en Atxondo", apuntó el dirigente.

Señalar asimismo que la firma ha sido recientemente galardonada por la calidad de sus componentes con el Premio al Mejor Proveedor 2013 por Chassis Brakes International.

Fuchosa es la principal empresa de ACE, grupo automoción que con una plantilla de 900 trabajadores y una facturación de unos 100 millones de euros el pasado año, posee también las compañías EBCC, en Polonia, y Feramo, en la República Checa.