Para el presidente de Ganvam, Raúl Palacios, que el Gobierno haya rediseñado las condiciones de los ERTE de rebrote aporta un “respiro” a los establecimientos ubicados en las zonas que, para frenar la expansión del coronavirus, se vean sometidas a restricciones.

La patronal de la distribución del automóvil valora así la medida anunciada en Consejo de Ministros, en virtud de la cual dentro de los llamados ERTE de rebrote se crea un ERTE por limitación de actividad para empresas de cualquier sector afectadas por medidas sanitarias adoptadas por las diferentes autoridades.

En este sentido, Ganvam, que había trasladado directamente al Gobierno la petición de que el criterio territorial tuviera más peso que el sectorial en los ERTE por rebrote para flexibilizar las condiciones de acceso a esta medida, recuerda que las consecuencias del confinamiento por zonas no entienden de sectores, lastrando por igual la actividad comercial de un negocio vinculado al sector turístico que de la distribución.

Según Palacios, “las empresas necesitamos seguridad jurídica y amparo antes las decisiones que toman las diferentes autoridades para frenar el virus, que tienen siempre la misma consecuencia: y es que las empresas ven limitada o impedida su actividad”.

El presidente de la patronal de la distribución de vehículos valora la aplicación de un criterio vinculado a la situación epidemiológica y no solo al sector de actividad, ya que orienta los recursos hacia las empresas que lo necesitan, en un momento en el que resulta “imprescindible” mantener el tejido productivo y el empleo para mitigar los efectos negativos de la crisis del coronavirus en el conjunto de la economía y las cuentas públicas.