El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Juan Antonio Sánchez Torres, afirmó que la reducción de impuestos para los particulares que conducen un vehículo de incentivo impulsará la flota de empresas, lo que contribuirá al rejuvenecimiento del parque y a la reducción de la siniestralidad.

 

Para la patronal, la rebaja de entre un 15-30%, en función del tipo de vehículo eficiente, en el IRPF para los trabajadores que conduzcan coche de empresa publicada en el BOE del pasado día 11 de julio, potenciará el uso de flotas a título particular, haciendo que crezca el peso del coche corporativo en el mix del mercado, que actualmente es de un 25%.

En opinión de Sánchez Torres, esta medida servirá también para promover entre los particulares, autónomos y pymes métodos de financiación alternativos a la compra directa como el renting o alquiler a largo plazo, ayudando a promover el cambio de coche cada cuatro años - duración media de los contratos de renting - y contribuyendo así a frenar también el envejecimiento del parque.

"En la actualidad, la mitad de los vehículos que circulan por nuestras carreteras supera los diez años y el 57% de los accidentes se localiza en coches por encima de esta edad", apunta el dirigente a continuación.

En este sentido, teniendo en cuenta la alta tasa de renovación de los coches de empresa y su número de pasos por el taller - una media de 1,7 veces al año para mantenimientos rutinarios y reparaciones de todo tipo, según datos del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), promovido por Arval -, no es de extrañar que la tendencia general sea que las flotas de empresa tengan un peso cada vez mayor en el parque.