El presidente de Ganvam, Raúl Palacios, ha calificado el Plan Renove de “tabla de salvación” y agradece “el esfuerzo y la sensibilidad” mostrada por el equipo de Gobierno al reconocer la automoción como una prioridad, si bien recuerda que “el apoyo al vehículo de ocasión hubiera acelerado la renovación del parque, empujando los objetivos y el espíritu de este programa de incentivo al achatarramiento”.

De esta forma, la patronal de la distribución sale al paso de la aprobación, el pasado 3 de julio, en Consejo de Ministros extraordinario de una de las principales medidas contenidas en el Plan de Impulso a la Automoción, caracterizada además por el apoyo a la compra de vehículos sin discriminar por tipo de propulsión.

En este contexto, Palacios, que valora que el Ejecutivo haya escuchado al sector al tener en cuenta el criterio social para acceder a las ayudas, cree que el apoyo al vehículo matriculado de hasta tres (o incluso cinco años) hubiera facilitado en mayor medida el acceso de estas familias con rentas más bajas a una solución de movilidad eficiente; máxime cuando los vehículos Euro 6, que cumplen con la normativa anticontaminación, pueden adquirirse por un precio hasta un 50% más bajo que cuando eran nuevos, lo que, de forma natural, amplía la ayuda sin necesidad de incorporar incentivos económicos adicionales y aumenta el ritmo de renovación del parque.

Con las condiciones actuales del plan, que permite la adquisición de usados matriculados a partir del 1 de enero de 2020, apenas un 2% del estocaje actual de las redes de distribución, unas 5.000 unidades, puede acogerse a los incentivos a la compra, obligando además a los distribuidores a rebajar en cadena el precio de los seminuevos para que sigan conservando su atractivo frente al nuevo.

En palabras del presidente de Ganvam, “con el apoyo al vehículo de ocasión se hubiera favorecido la progresividad en el precio de los vehículos según antigüedad en lugar de una desposición brusca, por no hablar del efecto psicológico global que se produce sobre el resto de usados no subvencionables, lo que, sin duda, hubiera imprimido mayor velocidad al rejuvenecimiento del parque”.