La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) reclama a los partidos políticos que concurren a los comicios del próximo 10-N la creación de la figura de la Secretaría de Estado de Automoción para garantizar la toma de decisiones técnicas que velen por el sector. “Un órgano independiente, de perfil técnico que, con presupuesto propio, sea capaz de velar por la venta y posventa del sector automovilístico”, explican.

A prácticamente un mes vista de la nueva cita de los españoles con las urnas, la patronal de vendedores y talleres ha hecho público un programa electoral de máximos donde estructura un paquete de medidas para revitalizar un sector al que la inestabilidad política y los mensajes confusos lanzados desde la Administración en torno a los motores de combustión tradicional han pasado factura.

Otra medida novedosa en este “programa electoral” son la necesidad de que la inversión pública en digitalización no se circunscriba a los fabricantes, sino que se haga extensiva a la distribución. Ganvam apuesta por que la Administración ponga en marcha una solución para autoexaminarse similar a la desarrollada para la industria. Esto implica poner en marcha una réplica del programa HADA (Herramienta de Autodiagnóstico Digital Avanzado) adaptado al sector de la venta y reparación.

Además, la entidad quiere poner en marcha el próximo mes de mayo el “Sello de Calidad Ganvam”, destinado a garantizar la trazabilidad del vehículo a lo largo de toda su vida útil y de esta forma, asegurar una mayor protección al comprador de vehículos de ocasión. Avalado por la Dirección General de Tráfico, debe contar con la colaboración público-privada, ya que este distintivo irá mucho más allá del actual Informe del Vehículo, incorporando historial de mantenimientos, ITV, seguros y siniestros.

En lo referente a posventa, la asociación ha vuelto a incidir en algunas medidas ya anunciadas con anterioridad. La primera es la defensa del libre acceso a los datos del vehículo. Ganvam aboga por que este nuevo marco regulatorio permita el acceso abierto de vendedores y talleres a los datos que genera el coche conectado con el fin de garantizar el libre mercado y asegurar que la distribución pueda rentabilizar su cartera de clientes. Concretamente, en lugar de que la vía de acceso a estos datos sean los servidores de las propias marcas, Ganvam defiende una plataforma abierta, segura y libre que no limite la capacidad de innovación ni los servicios que vendedores y talleres pueden ofrecer.

Por otro lado, Ganvam se posiciona frente a intrusismos y actos de competencia desleal. “Es necesario conseguir la prohibición expresa de la venta y reparación ilegal en el Reglamento General de Circulación, en normativas autonómicas y en ordenanzas municipales. Asimismo, pedimos la aplicación rigurosa de la ley que establece apercibimientos y cierres para los centros que no cumplan estrictamente con la normativa establecida”, señalan.

Además, según estima la patronal, urge reformar el Real Decreto de Talleres, que ya no responde a la realidad de la posventa, “para regular prácticas que viven en un limbo legal en cuanto a estas obligaciones de consumo, prevención de riesgos o medio ambiente poniendo en jaque al sector legalmente establecido”.

Continuando con medidas regulatorias, Ganvam también reclama que se equilibren las relaciones del taller con las compañías de seguros, pidiendo la puesta en marcha de un Reglamento que regule el proceso de peritación de siniestros para evitar posibles desequilibrios y situaciones desfavorables para los centros de reparación.

Por último, la asociación pide la rebaja de la carga impositiva de las operaciones de mantenimiento y reparación que beneficien a la seguridad vial. Esto es, establecer un IVA reducido para la sustitución de neumáticos, frenos, suspensión, dirección o sistema ADAS, “lo que no sólo se evitará que los conductores busquen alternativas a bajo precio sin garantías en centros clandestinos, sino que se contribuirá a incrementar el volumen de reparaciones, contribuyendo en mayor medida con el erario público”. Esta medida, además, se podría complementar con la puesta en marcha de campañas, en colaboración con DGT, que sensibilicen al conductor de la importancia del mantenimiento responsable del vehículo.