Gas Natural Fenosa tiene previsto construir en dos años un total de ocho nuevas estaciones de servicio de suministro de Gas Natural Licuado (GNL), concebidas para atender la demanda creciente de este combustible alternativo por parte de las empresas españolas de transporte de mercancías.

 

La inversión, de siete millones de euros, permitirá completar una red de abastecimiento para vehículos pesados compuesta por 17 estaciones (siete ya están abiertas y otras dos en desarrollo) capaz de cubrir las rutas de mayor tránsito de vehículos pesados.

José Ramón Freire, director de Soluciones de Movilidad de Gas Natural, mostró durante la presentación del proyecto su confianza en las posibilidades del Gas Natural Licuado, cuya red actual de suministro en España es la mayor del mundo tras Estados Unidos y China, como alternativa real, económica y medioambientalmente sostenible frente al gasóleo.

"La clave que va a cambiar el futuro será el empleo de gas natural en motores de ciclo diésel, una solución tecnológica que todavía no está en el mercado y que supondrá un ahorro del 50% en el coste operativo para un transportista frente a un motor diésel convencional", remarcó el dirigente, que lamentó el hecho que los fabricantes estén tardando en dar respuesta a esa demanda que va a haber en el sector del transporte.

Se trata de una realidad que está facilitando el desarrollo de empresas que se dedican a transformar motores diésel pesados para que puedan funcionar con GNL con una mezcla del 50% de ambos carburantes.

Hasta la fecha, los motores de gas natural que comercializan directamente los fabricantes de camiones funcionan con ciclo Otto, consumen únicamente gas natural y aportan ahorros cercanos al 30% frente a las mecánicas tradicionales. Su potencia máxima alcanza los 330 caballos.