Con motivo de los desplazamientos estivales, el Gremio Segoviano de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (Gestraa) también ha querido unirse a los mensajes sobre la importancia que el mantenimiento preventivo supone para la seguridad vial y la revisión del vehículo antes de emprender un viaje. Y todo ello en talleres legales, que son los que ofrecen las máximas garantías.

Según datos facilitados por Gestraa, recogidos por el diario El Norte de Castilla, la economía sumergida alcanza en el sector porcentajes de entre el 20% y el 25% del total. De acuerdo a la asociación, los talleres ilegales suponen “un fraude para el conductor y un importante riesgo para la seguridad vial”, de forma que aconseja observar en la entrada del taller la placa azul que le habilita para reparar.

“Por no cumplir con la normativa ni pagar impuestos o cotizaciones sociales, los talleres ilegales pueden ofrecer un precio inferior respecto a las empresas legalmente constituidas”. Para el consumidor, a medio plazo, el ahorro se vuelve sobrecoste. "Ni la cualificación profesional de la mano de obra, ni el origen de los recambios, ni las herramientas utilizadas tienen garantía alguna en estos negocios de economía sumergida”, añaden desde la asociación.

La entidad garantiza que todos los talleres de la provincia integrados en su estructura cumplen con todos los requisitos legales, son profesionales y contribuyen a la creación de empleo y riqueza en el entorno.