GKN Service International ha recibido este año el premio al medio ambiente Partslife por su gestión medioambiental, ejemplar e innovadora en todos los sentidos, a la hora de refabricar en la planta española de Carcastillo (Navarra) ejes de transmisión usados.

El jurado honró el concepto de GKN, en práctica desde hace años y en colaboración con sus distribuidores, de recoger las transmisiones usadas y refabricarlas.

Especialmente quedaron impresionados por la introducción de la norma medioambiental ISO 14001. Primeramente se aplicó a modo de proyecto piloto y desde entonces ha mejorado en toda la fábrica la conciencia integral de preservar el medio ambiente.

Según la opinión del jurado, el evitar los desechos, el reciclaje de materiales residuales, el ahorro de energía y el uso amplio de energías renovables se ha alcanzado gracias a unas buenas ideas y proyectos que se han aplicado consecuentemente. Positivamente se evaluaron, además, las medidas practicadas por GKN con vistas a la reducción de las emisiones de CO2 en la fábrica española.

Los materiales residuales que tienen presencia en el proceso de refabricación, como la grasa vieja, las virutas de metal o las piezas de acero inservibles, se desechan haciendo un uso adecuado y correcto de las prescripciones medioambientales, al tiempo que los componentes de metal con posibilidad de ser usados para el reciclaje se reutilizan después de un proceso selectivo de calidad.

A este respecto, el empleo de la energía eólica y solar desempeñan una importante función. "La región de Navarra, en la que se encuentra nuestra fábrica, gracias a la gran cantidad de días en los que abunda el viento y la luz solar, cuenta con los mejores requisitos para el aprovechamiento de fuentes naturales de energía", considera Guillermo Alonso, Director de Remanufacturing de GKN.