Es una evidencia que el sector de la posventa ha sufrido un descenso progresivo de su actividad, afectado notablemente por la situación económica actual, debilitando el mercado y potenciando la desconfianza de muchos conductores.

De hecho, en los últimos siete años el número de reparaciones en los talleres ha descendido considerablemente, provocado por el cambio en el comportamiento del consumidor, por el descenso del número de matriculaciones, por el alargamiento de la vida útil de los vehículos y por el aumento de los talleres ilegales que no cumplen con los requisitos establecidos para su correcto funcionamiento según el Real Decreto 1457/1986. Esta situación es alarmante y un factor importante que hace que el sector de la automoción vaya en detrimento.

 

Es necesario paralizar esta situación y concienciar a todos de la importancia que tiene detectar a tiempo este taller ilegal que sólo puede traer problemas, además de económicos, de gran calada en la sociedad.

Para GT Motive, compañía experta en software de valoración y gestión de siniestros, averías y mantenimientos del automóvil, la eficacia del negocio del taller y las facilidades para el usuario, son algunos de sus focos de actuación. Por ello, señalan nueve requisitos imprescindibles que todo conductor debe tener en cuenta para asegurarse que un taller es legal:

Placa-Distintivo en el taller
Es imprescindible que éste cumpla con los requisitos establecidos por el Real Decreto 1457/1986, en el que se explica, por ejemplo, las características que debe definir la placa-distintivo de un taller de coches: que se especifique la rama o actividad a la que pertenece el taller (mecánica, carrocería, pintura, etc.), que la placa incluya la información en azul sobre fondo blanco, que es incluyan las siglas de la provincia en la que está establecido el taller, etc. La placa-distintivo indica que el taller es legal, sino su especialidad. De esta forma asegura que el taller es experto en lo el vehículo necesita.

Presupuesto de la reparación
Por ley, el cliente tiene derecho a solicitar por escrito o por mail (con el identificativo fiscal del taller y su dirección física) el presupuesto de la reparación y de las operaciones que van a realizarse en el vehículo. De esta forma, se puede disponer de un desglose del coste de la mano de obra en cada operación y del coste de cada pieza que vaya a cambiarse. Además, este presupuesto asegura que el taller va a ceñirse a la reparación presupuestada y no se van a incluir otras operaciones que no se hayan contemplado previamente.

Gracias a soluciones informáticas como el software de realización de presupuestos GT Motive Estimate, el taller gana en eficiencia y productividad porque le permite calcular el coste de las reparaciones llevadas a cabo en un vehículo tras un accidente.

Factura de la reparación del vehículo
La factura es imprescindible para asegurarnos de que nuestra reparación es legal. La factura debe incluir el correspondiente pago del IVA. Además, este documento permite estar más "protegidos" ante una posible avería por una mala reparación en el taller, además de reclamar ante cualquier incidencia.

Resguardo de Depósito del vehículo en el taller
Al dejar el coche en el taller, hay que asegurarse que éste entregue un resguardo en el que quede reflejado el depósito del vehículo. De esta forma, ante cualquier robo o incendio, el cliente podrá poner una reclamación. Además, es recomendable que en dicho resguardo se incluyan los kilómetros que registra el vehículo en su entrada en el taller para asegurar que no se va usar indebidamente.

Garantía de la reparación en el taller
Todas las reparaciones tienen una garantía de tres meses o 2.000 kilómetros recorridos, aunque hay garantías como las referidas a la carrocería o de interior que pueden ser de dos años. Si el problema persiste, con la garantía se puede solicitar al taller que revise de nuevo la incidencia y lo arregle.

Recambios de las piezas
Es fundamental asegurarse que el taller no va a utilizar piezas de segunda mano en sus reparaciones. En el caso de que fuera a emplear piezas usadas deben contemplarse dos requisitos. En primer lugar y por Ley, el taller tiene que dejar por escrito que va a utilizar piezas de segunda mano y que se responsabiliza de su buen estado. Un segundo requisito es que sólo puede utilizar piezas de segunda mano cuando el cliente le ha dado su consentimiento.

Piezas dañadas
Según el Real Decreto 1457/1986 el taller tiene la obligación de entregar a los clientes las piezas que se han cambiado en la reparación si éste las solicita para asegurarse de que dichas piezas defectuosas o en mal estado han sido remplazadas.

Limpieza en el taller
No sólo es cuestión de estética, sino que la limpieza en un taller de coches indicará si se toman las medidas pertinentes de limpieza y seguridad en el recinto en la manipulación de productos tóxicos y peligrosos para los trabajadores. Será un indicativo de que taller es consciente de la importancia medioambiental y sanitaria de una correcta gestión de residuos tóxicos.

Comunicación entre el taller y el cliente
Un taller transparente y legal siempre estará en contacto con el cliente ante cualquier consulta que desee formularse, incidencia o problemática detectada durante la reparación del vehículo.