La Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE) otorgó a Johnson Controls el Premio FAE a la Innovación por la línea de producción que posee en Burgos, donde se fabrican las baterías Start-Stop con tecnología EFB (Enhanced Flooded Battery).

"Después de la confianza recibida por nuestra empresa y del excelente trabajo realizado por nuestro personal, es una satisfacción y un orgullo que FAE nos haga entrega de este premio a la innovación.

Demuestra que adaptamos tecnologías innovadoras de una forma rápida y eficiente para satisfacer las necesidades de nuestros clientes en los mercados globales", comentó Eduardo Quintanal, director de la fábrica de Burgos.

El dirigente agregó seguidamente que "nuestras baterías con tecnología EFB están diseñadas para vehículos con sistemas Start-Stop". A través dicha tecnología apoyan a los fabricantes de automóviles y conductores a reducir las emisiones de CO2 de sus vehículos.

La decisión de la compañía de fabricar baterías con tecnología EFB en Burgos fue un hecho importante para el mercado español. Desde su comienzo, en junio de 2011, Johnson Controls ha fabricado aproximadamente medio millón de baterías con esta tecnología.

En palabras de Paulo Santos, director de operaciones para Europa, Oriente Medio y África de Johnson Controls, "mantener esta trayectoria genera una visión de futuro más optimista para la industria de la automoción y para nuestra fábrica. La decisión tomada por Johnson Controls demuestra lo importante que es la localización de Burgos para nuestra compañía".

El sistema Start-Stop apaga el motor cuando el vehículo se detiene y lo reinicia automáticamente al arrancar. Como resultado, se minimiza el consumo de combustible y de emisiones de CO2. "Los vehículos con sistemas Start-Stop están creciendo en popularidad", explicó Quintanal. La previsión es que en 2018, aproximadamente el 80% de los vehículos nuevos en Europa estén equipados con sistemas Start-Stop.