La Asociación de Concesionarios de Motocicletas de Andalucía, presidida por Eduardo Castro Aguilera e integrada en la Federación de Empresarios del Metal (Fedeme), manifestó su deseo que el Gobierno central ponga en marcha un plan de ayudas para la renovación del parque automovilístico de motocicletas.

Recordemos que Andalucía continúa siendo una de las regiones más motoristas, por detrás de Cataluña, con más de 17.000 matriculaciones registradas durante el pasado año. No obstante, el mercado de motocicletas y ciclomotores volvió a descender por tercer año consecutivo, en esta ocasión un 7%.

Una de las consecuencias directas de esta situación es el aumento progresivo del envejecimiento del parque de motocicletas en esta comunidad y los riesgos en cuanto a seguridad vial y perjuicio medioambiental.

A nivel nacional se trata de un asunto que empieza a preocupar, pues según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), la edad media del parque de motocicletas supera los 14 años.

Frente a esta situación, desde la patronal se reclama al Gobierno la puesta en marcha de un plan de ayudas similar al Pive que incentive igualmente la adquisición de este tipo de vehículos y que favorezca su renovación.

Mientras que motocicletas y ciclomotores híbridos y eléctricos sí cuentan con este respaldo por parte del Gobierno, al ser contemplados dentro del Pima Aire 3, las motos convencionales continúan estando excluidas de este tipo de ayudas.

“Todos estos argumentos justifican sobradamente, a nuestro juicio, la implementación de un plan de estas características para nuestro sector, cuya dotación presupuestaria se situaría muy por debajo de la otorgada a los Planes Pive”, expuso Castro.