La Fórmula E ha demostrado a lo largo de las seis primeras mangas del campeonato su capacidad para ofrecer un gran espectáculo utilizando energías limpias. Hasta el momento, tanto los monoplazas eléctricos como los neumáticos Michelin Pilot Sport EV, especialmente desarrollados para esta competición, han ofrecido un alto rendimiento, superando las extremas condiciones de carrera.

 

Indicar que el Campeonato FIA de Fórmula E es una nueva competición que arrancó el pasado mes de septiembre en Pekín y que representa un enorme desafío técnico. De hecho, los ingenieros de Michelin Motorsport han desarrollado el Pilot Sport EV en paralelo a la concepción y fabricación del monoplaza para este campeonato.

El resultado es un neumático cuya adherencia es excelente tanto en seco como en mojado y que ofrece una duración excepcional. Además, el Pilot Sport EV es capaz de encajar valores de par muy elevados y permite distancias de frenado muy cortas, propias de un monoplaza. Gracias a su diámetro de 18 pulgadas y a las soluciones tecnológicas empleadas, esta nueva cubierta de Michelin es también muy eficiente en el plano energético.

Asimismo, y por primera vez en un campeonato de nivel mundial de monoplazas, los juegos de neumáticos que montan los coches deben durar toda la jornada (entrenamientos libres, sesiones de clasificación y carrera). Independientemente de las condiciones meteorológicas, tanto si llueve como si el suelo está seco, con frío o calor, los equipos mantendrán los mismos neumáticos con total seguridad y las mejores prestaciones.

Junto a este desarrollo específico, el Michelin Pilot Sport EV incorpora un chip RFID (Dispositivo de Identificación por Radiofrecuencia, en sus siglas en inglés) para recopilar datos para analizarlos y poder comprender todo lo que ocurre en el coche, una de las claves del éxito en el deporte automovilístico.