Los concesionarios podrían dejar de hacer parte de sus ventas futuras debido a la pérdida de fidelidad de sus clientes de posventa, según recoge un estudio del Santander Consumer Finance, realizado en Reino Unido mediante encuestas a más de 1.000 clientes, recogido por Faconauto.

El informe revela que el 56% de los conductores valora positivamente una relación a largo plazo con el concesionario donde compraron su coche, pero sólo el 22% considera que ha establecido dicha relación. En esta misma línea, otra encuesta realizada por Consumer Intelligence aseguraba que el 34% de los clientes no había establecido una relación a largo plazo con su taller, aunque les gustaría.

“Los concesionarios están haciendo un magnífico trabajo en el punto de venta, pero necesitan más apoyo para generar confianza a largo plazo”, señala Andy Green, director de Marketing e Innovación de Santander Consumer Finance en Reino Unido, quien añade que “mantener contacto regular con los clientes les ayudará a crear la fidelidad y la retención, que darán como resultado un crecimiento de negocio en un mercado tan competitivo”.

Por otro lado, el estudio pone de relieve cómo los concesionarios desempeñan un gran papel en el servicio en el punto de venta, con más de dos tercios de los compradores de coches afirmando que el servicio era "bueno" o "muy bueno" cuando compraron su vehículo. Los concesionarios obtuvieron una buena puntuación durante el primer año después de la compra, ya que para un 52% de los compradores el servicio fue “bueno o muy bueno”.