Agentes del Seprona de la Guardia Civil localizaron un taller clandestino de reparación de vehículos en una nave emplazada en el extrarradio de la capital burgalesa.

El Seprona de la Comandancia de Burgos, en el marco de las acciones preventivas en materia de medio ambiente y de inspección de locales clandestinos de reparación de vehículos, descubrió una nave en la que se observaban actividades propias de un taller de chapa y pintura.

El interior de la nave estaba acondicionado y dotado de la instrumentación y herramienta profesional necesaria para realizar el mantenimiento y la reparación de vehículos. Además, se encontraron ocho automóviles, cuatro quads y una motocicleta.

Al ser requerida al responsable las autorizaciones y licencias necesarias para realizar la actividad y apertura del negocio, así como para la gestión de los residuos ocasionados, no presentó ningún tipo de documentación, por carecer de ella.

La Guardia Civil informó asimismo que se han levantado actas-denuncia, remitidas a las Administraciones correspondientes.