El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil de Tráfico de Huesca realiza inspecciones periódicas para evitar la proliferación de talleres ilegales dada su vinculación con la Seguridad Vial, regentados por personas que, aunque cuentan con conocimientos de mecánica, ejercen la actividad sin autorización, informa El Periódico de Aragón.

Después de localizar un taller ilegal de reparación en la comarca de la Jacetania, se pudo detectar el trasiego propio de un taller mecánico. Estas sospechas de los investigadores se vieron confirmadas tras la inspección de los agentes del GIAT, localizando en una nave una zona acondicionada para la reparación de automóviles, dotada de instrumentación y herramientas profesionales necesarias para llevar a cabo trabajos compatibles con los de un taller mecánico.

Dentro de la instalación se encontraban dos turismos y dos motocicletas, además de dos vehículos estacionados en el exterior esperando, supuestamente, para ser reparados. En el momento de la inspección, el propietario del taller fue sorprendido realizando una comprobación de los frenos de un vehículo con una máquina de diagnosis.

Al serle requeridas al propietario las autorizaciones y licencia necesarias para la actividad de taller de reparación no presentó ninguna documentación que le acreditase. El GIAT de Tráfico de la Guardia Civil procedió a levantar acta de denuncia que fue remitida a la Administración correspondiente.