Europa podría crear entre medio millón y un millón de empleos hasta 2030 relacionados con la innovación en el sector del automóvil, fundamentalmente en aspectos relacionados con la reducción del consumo de combustible. Esta es una de las conclusiones de un estudio desarrollado por un consorcio de empresarios del sector del transporte.

Así, el análisis refleja que la creación de empleo dependerá de la tecnología adoptada en los vehículos, y será más importante en tanto en cuanto se apueste por reducir la dependencia de derivados del petróleo.
Asimismo, el informe destaca que cuanto más rápidamente se haga la transición a eléctricos o híbridos, el coste de dicha transición será menor y la creación de empleo será más rápida, y además se reducirán significativamente las emisiones de CO2. En palabras de Jean-Marc Gales (Clepa), “el estudio demuestra que el impulso a la economía europea puede ser garantizado mediante la adopción de tecnologías eficientes. Industria, gobiernos e instituciones académicas deben trabajar unidas para asegurar que Europa tiene suficientes ingenieros y trabajadores bien formados para no dejar escapar esta oportunidad”.