La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) celebró en Málaga una jornada con más de 250 concesionarios y talleres locales para analizar la situación del sector.

 

En la misma denunció la creciente proliferación de negocios ilegales que ofertan servicios al margen de las reglas del mercado y sin cumplir con Hacienda, la Seguridad Social ni la normativa medioambiental.

El presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, explicó que en España hay unos 10.000 talleres clandestinos, de los que alrededor de 3.000 están en Andalucía y más de 450 de ellos en la provincia de Málaga, según impresiones recabadas por esta patronal a partir de las inspecciones realizadas por Consumo y por cuerpos como la Guardia Civil.

Ganvam, en este sentido, calcula que la proporción de negocios irregulares en relación a los talleres legales (unos 42.000 en España, de los que 7.500 están en Andalucía) puede llegar a alcanzar el 30%.

Esta competencia desleal, en opinión de Sánchez Torres, representa un problema "muy grave" para el sector de talleres y posventa de vehículos, que en 2014 dejó de facturar unos 1.000 millones de euros a nivel nacional por este fenómeno.

Así, Ganvam sospecha que una de cada cinco operaciones de arreglo o mantenimiento de vehículos acaba en este tipo de negocios debido a los bajos precios que vienen ofertando. "La crisis incrementa la necesidad de los clientes de buscar el precio más barato y han hecho que proliferen cada vez más los talleres clandestinos pero el usuario tiene que saber que estos negocios hacen las reparaciones de cualquier manera", sostiene.

Estos centros, prosigue, ee amparan en precios muy bajos, sin IVA ni facturas, pero incrementan el riesgo de accidentalidad y también son más dañinos para el medio ambiente. "Nuestro consejo es no acudir nunca a esos sitios. Al final son vehículos mal reparados", asegura.