Miembros del Área de Medio Ambiente de la Unidad del Cuerpo Nacional de Policía, adscrita a la Junta de Andalucía, detectaron durante el pasado ejercicio en la provincia de Málaga un total de 24 talleres ilegales de reparación de vehículos.

Estas detenciones se llevaron a cabo en el marco de una operación de vigilancia y control de talleres ubicados en polígonos industriales, tras inspeccionar un centenar de establecimientos.

Las irregularidades constatadas fueron no disponer de permisos, falta de cualificación del personal, ausencia de controles de calidad - circunstancia que puede repercutir negativamente en la seguridad vial y de las personas -, o la inexistencia de un plan de tratamiento de residuos tóxicos o peligrosos.

Además del perjuicio que puede suponer para el usuario el funcionamiento sin control de estos talleres, esta actividad ilegal es un grave perjuicio para los centros autorizados, que cumplen con la normativa y que difícilmente pueden competir con los que no pagan impuestos ni tienen en regla a sus trabajadores.

En total, la Policía levantó 70 actas de denuncia, que han sido remitidas, según el tipo de infracción y la competencia de los distintos organismos, a los ayuntamientos, al Servicio de Consumo de la Junta, a la Delegación de Economía y a la de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente.