La Policía Nacional de Castellón detuvo hace escasas fechas a un ciudadano rumano de 40 años como presunto autor de un delito contra la propiedad industrial, al regentar un taller de coches en el que se utilizaban equipos de diagnosis con un software pirateado.

 

De hecho, fue la Comisión Antipiratería del Automóvil la que denunció estos hechos en la comisaría provincial el pasado 3 de noviembre. Los agentes acudieron al establecimiento para comprobar la situación, encontrando dos aparatos electrónicos de diagnosis en marcha, sin ser este taller servicio autorizado.

Tras revisar los equipos comprobaron que se encontraban en funcionamiento con una versión antigua, la del software 2013 de la marca. Era una circunstancia que probó, según sostienen los efectivos, que la versión había sido pirateada.

Asimismo, en el taller se encontraban tres máquinas de grandes dimensiones también al margen de la normativa legal vigente.

La Policía procedió entonces a detener al responsable del taller como presunto autor de un delito contra la propiedad industrial. El hombre, al percatarse que los agentes iban a incautar los equipos como prueba para ser presentada ante la autoridad judicial, intentó destruirlos con una maza.

Señalar que el detenido cuenta con antecedentes policiales.