Tras detectar un "taller" en Gandia en el que se realizaban trabajos de reparación de vehículos sin licencia de actividad ni ningún otro requisito legal, agentes de la Policía Nacional han desarticulado ese taller clandestino donde, supuestamente, se explotaba laboralmente a ciudadanos extranjeros.

En la operación han sido detenidos dos hombres de 36 y 45 años, de origen cubano y boliviano, el primero por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores y el segundo por infracción de la Ley de Extranjería.

Agentes de Extranjería y Fronteras de la Comisaría de Gandia, junto con funcionarios de la Inspección de Trabajo de la Seguridad Social, realizaron un control e inspección conjunta en el taller, y detectaron que además se infringían las normativas de riesgos laborales.