La Asociación de Talleres de reparación de Vehículos de la Provincia de Valencia (Fevauto) alerta sobre la proliferación de establecimientos ilegales, una competencia desleal que afecta a la seguridad vial y reduce la facturación de los talleres.

La operación 'Clau Anglesa', centrada en localizar y desmantelar los locales clandestinos donde se reparan automóviles, se saldó el año pasado con cuatro personas detenidas por diferentes delitos y la detección de 148 talleres ilegales en la Comunitat Valenciana.

La mayoría de estos establecimientos no disponían de las preceptivas licencias, incumplían las condiciones de seguridad y contaban con trabajadores sin contrato laboral.

Señalar que a lo largo de 2013, un millar de talleres fueron inspeccionados por agentes de la Policía Autonómica para comprobar si los mecánicos cumplían la normativa vigente para la reparación de vehículos de motor.

Según informaron fuentes de la Conselleria de Gobernación y Justicia, las 1.026 inspecciones de talleres realizadas el año pasado en la Comunitat se desglosan en 501 en Valencia, 289 en Alicante y 236 en Castellón.

Algunos de los infractores retrasan el cese de su actividad ilegal tras beneficiarse del complicado y lento proceso de sanción por parte de la Conselleria.

En este sentido, la secretaria técnica de Fevauto, María José Lladró, se queja también de que muchos de estos individuos cierran el establecimiento y abren otro al poco tiempo en otra localidad, para eludir una segunda inspección de la Policía Autonómica.

"El tema es muy grave porque afecta a la seguridad vial. No sabemos en qué condiciones están las piezas que reponen, y eso conlleva un riesgo de accidente", sostiene la dirigente.

Lladró afirma asimismo que Fevauto colabora de forma activa con la Policía Autonómica. "Disponemos de un formulario para que nuestros asociados puedan denunciar de forma anónima a las empresas o mecánicos que trabajan de forma ilegal", apunta.

Un solar en el distrito de Patraix en la ciudad de Valencia o los polígonos industriales de Catarroja y Picassent son algunos de los lugares donde se han detectado talleres ilegales o mecánicos que reparan vehículos en plena calle.