Un total de 109 empresas de diez países mostrarán en los próximos días, del 29 de septiembre al 2 de octubre, el mejor perfil innovador de la industria, que se reorienta hacia la movilidad segura y sostenible, en su mejor plataforma comercial, Trafic, que ahora en su décimo cuarta edición pasa a denominarse Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible.

 

A la participación empresarial en el certamen, organizado por Ifema, hay que añadir la presencia de las principales entidades y organismos implicados en la seguridad vial y carreteras, incluido el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que se suma por primera vez al salón.

El esfuerzo en I D i de la industria, orientado cada vez más hacia la movilidad segura y sostenible, se puede apreciar en las novedades que presentan los expositores, especialmente en la Galería de Innovación, que cumple su tercera edición y que incluye una selección de los mejores productos y servicios, que se exponen en un espacio habilitado al efecto en la feria.

Asimismo, Trafic ha habilitado un circuito urbano, donde las empresas expositoras tienen la oportunidad de mostrar sus mejores soluciones en materia de movilidad segura y sostenible. En dicho circuito, el Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (Insia), de la Universidad Politécnica de Madrid, realizará exhibiciones con un prototipo de vehículo autónomo, manejado con un Smartphone desde el asiento posterior del coche.

El certamen ofrece una amplia visión del sector, a través de sus sectores de alumbrado público, señalización y sistema de contención, sistemas de emergencia y vehículos de vigilancia, aparcamientos y sistemas de cobro y peaje, regulación del tráfico, sistemas inteligentes de transporte y movilidad sostenible.

En Trafic 2015 se pueden ver sistemas de identificación de bicicletas y peatones, lectores de matrículas capaces de reconocer en tiempo real vehículos robados, badenes retráctiles para regular el tráfico en función de la intensidad de la circulación, lectores de matrículas con capacidad para varios carriles y adaptados a las condiciones climatológicas más adversas, cámaras que detectan automáticamente cualquier incidente en la vía, o señales de aviso de avería que se pueden colocar desde el asiento del conductor sin necesidad de salir del vehículo, evitando así uno de los accidentes más frecuentes.