En la provincia de Barcelona se matricularon durante el recién finalizado mes de agosto un total de 6.548 turismos, un 23% más que el mismo mes del año anterior. Por su parte, en Cataluña se vendieron a lo largo del mismo periodo 9.079 vehículos, un 25% más.

 

La población catalana mantiene su dinamismo y su confianza se sostiene gracias a la mejora económica y un mejor acceso a la financiación bancaria, sin que la incertidumbre política afecte.

Asimismo, en el sector de la automoción se indican como claves factores como la fortaleza de la economía y de la actividad turística, la mejora del consumo o el mejor acceso a la financiación, pero también a la incidencia de los planes de ayuda a la compra y el esfuerzo de las marcas y concesionarios en promociones de venta e innovaciones tecnológicas aplicadas al vehículo.

Las previsiones parece que acabarán cumpliéndose y que la cifra del millón de turismos vendidos este año terminará siendo una realidad.