El Consejo de la Xunta aprobó, en su reunión del 2 de noviembre, la modificación del decreto relativo a los talleres de la comunidad, con el objetivo de adaptarlos a las necesidades actuales del sector y mejorar tanto la información a los usuarios, como a la protección de sus derechos, informa el ejecutivo gallego.

En concreto, la normativa modifica el decreto 70/2011, que regula la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles y de sus equipamientos y componentes. Un decreto que servía, en su momento, para adaptar la regulación gallega tanto a la legislación europea como la nacional para contar con una mayor agilidad administrativa a la hora de obtener los permisos que permiten desarrollar la actividad profesional del taller e implantar la tramitación telemática.

Ahora, la modificación del decreto permite incluir dos nuevas especialidades para adaptarse a la realidad del mercado: aire acondicionado y climatización, así como autorradios y equipamientos de comunicación. Por otra parte, se mejorará la información exterior para el usuario con la modificación de la placa distintiva -además de las ramas de actividad del taller, se indicarán las especialidades que desarrolla-, y la inclusión de una segunda placa informativa.

El decreto también regula el coste de elaboración de la orden de reparación. Los talleres mecánicos gallegos podrán cobrarle a sus clientes la elaboración de un presupuesto de reparación siempre que exista una información transparente y previa al respecto, independientemente de que finalmente se lleve a cabo o no el trabajo. Además, se regula la figura del responsable técnico, que debe tener un contrato a jornada completa.

Los talleres existentes en la comunidad gallega dispondrán de un plazo de un año para hacer las actuaciones necesarias para adaptarse a las novedades que incluye el decreto.