El sector europeo de componentes para coches precisa de un parón, tras el repunte motivado por las esperanzas de recuperación. Sin embargo, los inversores en proveedores de componentes deberían ponerse el cinturón en la siguiente vuelta.

Recordemos que las acciones de los fabricantes de coches han subido una media del 40% en los doce últimos meses, empujadas por la apuesta de los inversores por un repunte de las ventas de coches nuevos.

Es posible que la recuperación no pueda cumplir unas expectativas tan altas, debido a que las ventas en Rusia y Brasil sufren presiones y el crecimiento en el mercado estadounidense se está ralentizando.

Al mismo tiempo que los fabricantes de coches diseñan vehículos más tecnológicos - mejorando la seguridad y la eficiencia energética -, los productores de componentes deberían seguir beneficiándose.

Aconsejamos la lectura completa del interesante artículo de Expansion.com que aquí les adjuntamos.