La firma DBK, mediante su estudio 'Sectores', desvela que cinco compañías petroleras - Repsol (que incluye Campsa y Petronor), Cepsa, BP, Galp y Disa - reúnen el 75% de las estaciones de servicio existentes en la península Ibérica, un total de 12.370 (a fecha diciembre de 2012).

De ellas, 9.770 operan en España, excluyéndose alrededor de 500 gasolineras gestionadas por cooperativas, mientras en Portugal encontramos 2.600. En este sentido, sobre el 78% de las estaciones en nuestra geografía lo hacen bajo marcas de compañías petroleras (en torno al 72% en el país luso).

Señalar, asimismo, que las principales cadenas de hipermercados y supermercados han ganado en cuota de mercado durante los últimos años.

Alrededor del 14% de las gasolineras se ubican en Andalucía, situándose a continuación Cataluña y la Comunidad Valenciana. En Portugal, destacan la zona norte del país y los alrededores de Lisboa, la capital.

Por otra parte, según el informe de DBK, el volumen total de ventas de carburantes en el mercado ibérico mantiene una tendencia descendente, situándose en 2012 en 38 millones de toneladas, un 7,1% menos que en el ejercicio anterior.

Las ventas en España se cifraron en 32,5 millones de toneladas, un 6,5% por debajo de las registradas en 2011. El descenso fue más acusado en Portugal, donde se contabilizó una tasa de variación negativa del 10,8%, situándose en 5,4 millones de toneladas.

Las previsiones para el cierre de 2013 apuntan a una caída significativa del volumen de negocio, estimándose en 36.155 millones de euros, lo que supone un 5,3% menos que en 2012. Por países, el mercado español mostrará un comportamiento menos desfavorable, disminuyendo un 4,8% (por un 7,5% en el mercado luso).

¿Cómo funcionan las estaciones de servicio?

Las empresas petroleras suministran gasolina a las estaciones de servicio, que suelen ser propiedad de pequeños empresarios independientes. Anteriormente la petrolera ha firmado un contrato de suministro y explotación con la estación de servicio por una serie de años.

El precio de la gasolinera ofrecido al consumidor final es fijado por la petrolera diariamente. Si el dueño desea añadir algún descuento adicional, deberá asumirlo de su bolsillo.

Las ventas de gasolina de cada estación de servicio son contabilizadas como facturación de la compañía petrolera, quien posteriormente paga a la gasolinera una comisión.