El sector industrial más importante de Argentina vivió una fuerte caída en 2014, respecto al récord logrado un año antes. La devaluación de enero y la falta de divisas, previo al recambio presidencial, potenciaron las diferencias entre el Gobierno y las compañías, que reclaman más importaciones y fueron criticadas por no ayudar en el plan oficial de compra de vehículos.

 

¿Por qué cayó la actividad automoción? Las respuestas las tenemos en este interesante artículo de la web eldestapeweb.com que aquí les adjuntamos.

Según cifras de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), del casi millón de ventas en 2013 se pasó a menos de 700.000 en 2014, lo que aún no evidenció un efecto importante en el empleo dentro de las grandes compañías pero sí lo hizo en las pymes que las asisten, con una caída de unos 200.000 puestos de trabajo, un -3,4%.

El principal desencadenante, cronológicamente, fue semanas después de la llegada del ministro de Economía, Axel Kicillof, a finales de 2013, cuando se impuso el nuevo gravamen a los vehículos de alta gama, que en un primer momento únicamente afectaba a un 4%, pero que ahora abarca a casi el 70%.