Las ventas de vehículos de ocasión mantuvieron su tendencia positiva en los siete primeros meses del año, con un avance del 4,9%, lo que permitió alcanzar las 940.387 unidades, según datos del Instituto de Estudios de Automoción (IEA) para la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Ganvam.

Pese al auge del usado, la relación de ventas de VO/VN hasta julio se situó en valores de dos a uno, una décima menos que en el primer semestre del año. Este fenómeno se explica por el aumento de las matriculaciones en julio ( 14,8%), impulsadas por la finalización del Plan Pive 2, que ha puesto en circulación más vehículos nuevos.

De todas formas, los vehículos usados siguen mostrando un comportamiento más vigoroso. Así, los datos de Ganvam muestran cómo no solo aumenta la demanda entre los particulares ( 3,2%), sino que también sube la compra por parte de las empresas (7%).

Este mayor interés de las empresas se debe, en gran medida, a la mejor evolución del colectivo de autónomos que, según los datos que maneja la Federación Nacional ATA, creció por primera vez desde 2008, con 23.000 autónomos más en lo que va de año.

Sin embargo, la falta de crédito bancario para financiar la compra de los vehículos sigue siendo uno de los principales obstáculos de la economía, manteniendo intacto el gran interés que despierta el usado entre miles de particulares y emprendedores.

De la misma forma, los usados de más de diez años, cuyas ventas se incrementaron un 9,6% hasta julio, son los que más operaciones concentran (49%) debido a su bajo precio y a la facilidad de pago al contado. También son la mejor opción de motorización para aquellos compradores que necesitan un coche en época de vacas flacas.

Para el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "el mercado de ocasión es vital no solo para los particulares, sino también para miles de autónomos y pequeños empresarios que apenas cuentan con financiación para renovar su vehículo o su pequeña flota".

Baja su precio medio

Por otra parte, el precio medio de los vehículos de ocasión bajó un 3,7% el mes de julio, según refleja el 'Observatorio europeo de precios', elaborado por la plataforma internacional AutoScout24, en un intento forzado por competir con el mercado de nuevos que disfruta ayudas de hasta 3.000 euros gracias al Plan Pive.

De hecho, el estudio revela que la compra de un coche usado en nuestro país es unos 2.300 euros más barata que la media europea, con un precio medio de 12.300 euros. Además, España es el único mercado con precios a la baja, en claro contraste con nuestra vecina Francia que, con una subida de casi el 1% atesora ya los usados más caros del continente, superando incluso a Alemania.

Esta diferencia en el precio se debe a que los vehículos a la venta siguen teniendo un elevado kilometraje - en muchos casos superior a los 100.000 kilómetros -  y una edad media cercana a los ocho años, un segmento conocido como vehículo mileurista y que es una alternativa económica de movilidad para aquellos conductores que no pueden permitirse grandes gastos en medio de fuertes restricciones presupuestarias.

AutoScout24 apunta, sin embargo, a un posible cambio de tendencia en la evolución de los precios en los próximos meses, atribuible básicamente a dos factores. Por un lado, el impulso que el mercado de turismos de VO está experimentando en los últimos meses, debido al mayor dinamismo de autónomos y emprendedores.

Por otro, a las medidas aprobadas recientemente, como la ampliación del PIMA Aire a los turismos para empresas, que permitirá a miles de pequeños empresarios adquirir vehículos usados de corta edad como herramienta de trabajo a un coste más asequible y sin necesidad de financiación.