Las XXIII Jornadas Nacionales de ITV, celebradas en Cáceres, concluyeron dejando sobre la mesa, entre otros asuntos, un estudio de la implantación de la ITV electrónica, la reciente aprobación de la Directiva Europea sobre inspecciones periódicas de los vehículos a motor, la situación actual de la implantación de la prueba de eficacia de frenos en España y la del nuevo servicio de ITV en Extremadura.

Señalar que las jornadas fueron organizadas por la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (AECA-ITV), que contaron con la colaboración del Gobierno de Extremadura, entre otras entidades.

A lo largo de las jornadas se pusieron de relieve los avances relacionados con la futura implantación de la e-ITV electrónica en España, que las empresas del sector están estudiando con el objetivo de ampliar el alcance de las inspecciones.

Las ITV podrían, de esta forma, realizar la revisión de sistemas como los relativos a la gestión del motor (OBD), los frenos ABS o los airbags, entre otros, que actualmente se supervisan mediante métodos mecánicos y visuales.

AECA-ITV, en este sentido, presentó el estudio llevado a cabo con doce empresas del sector de ITV y doce fabricantes de equipos de diagnosis sobre 834 vehículos a los que se les realizaron 2.378 pruebas.

Tras los resultados obtenidos, el informe concluye que en la próxima revisión del Manual de Inspección de vehículos se podrían incluir la comprobación de varios elementos electrónicos, ya que actualmente existen equipos que, con algunas mejoras, aportarían la información necesaria para las estaciones de ITV, y cuyo software podría integrarse en los programas informáticos de las mismas.

Asimismo, se han observado resultados muy positivos en cuanto a la experiencia con el usuario, ya que la inspección de los elementos electrónicos puede ser complementaria a la prestada en la actualidad, facilitando al titular del vehículo un informe técnico que determinaría los defectos detectados en el vehículo.

Por otro lado, los asistentes debatieron la reciente aprobación de la Directiva 2014/45/CE, que establece unos requisitos mínimos comunes y normas armonizadas sobre las inspecciones en la Unión Europea, permitiendo a los Estados miembros "establecer unas normas más estrictas para las inspecciones".

En línea con la Directiva, AECA-ITV reivindicaron la imparcialidad, objetividad y alta calidad del sistema actual de ITV, principios que deben seguir cumpliéndose y garantizándose en los centros de inspección.

En lo referente a la situación actual de la implantación de la prueba de eficacia de frenos en España, se expuso el cumplimiento del Plan Director de Frenos - en marcha desde hace menos de un año - en la práctica totalidad de las líneas de inspección para vehículos pesados instaladas en las estaciones de ITV. Tal actuación ha supuesto la inversión de 16 millones de euros para la sustitución o adaptación de equipos.

Las XXIII Jornadas Nacionales de ITV, con la presencia de cerca de 300 participantes, también repasaron los proyectos puestos en marcha como el ITICI (intercambio telemático de datos entre las ITV, Administraciones y DGT) y se profundizó en la nueva reglamentación nacional y europea.