Las ventas de automóviles podrían caer un 40% en el transcurso de los próximos 25 años a consecuencia de la irrupción en el mercado de los coches inteligentes o autopilotados, según asegura en un informe Brian Johnson, un analista de Barclays plc, forzando a los grandes productores estadounidenses de automóviles a reducir drásticamente su producción, cerrando fábricas y reduciendo empleo.

 

Johnson, expone el periodista Jorge Palacios es su blog personal, se ha atrevido a predecir que el impacto de los vehículos autopilotados se traduciría en el caso de General Motors (GM) y Ford, en recortes del 68 y el 58% de su producción en Norteamérica, respectivamente.