La Asociación de Consumidores Irache remarca la importancia de solicitar el presupuesto previso al llevar el coche al taller para realizar cualquier tipo de reparación. En dicho documento, insiste la asociación, se deben indicar los trabajos a hacer y su coste.

En este sentido, la asociación de los consumidores navarros informa que uno de cada cinco talleres de esa comunidad no proporciona presupuesto por escrito de coste de sus trabajos cuando acuden los clientes.

La asociación subraya que el taller tiene la obligación de entregar un presupuesto, a no ser que el consumidor renuncie a él, y sólo puede comenzar a trabajar cuando el propietario del vehículo firme o renuncie a por escrito a ese derecho.

El presupuesto tendrá una validez de doce días y en él deberán constar los datos del taller y del vehículo, las reparaciones a efectuar y piezas a sustituir, la fecha prevista de entrega y el precio total desglosado. Además, cualquier avería o defecto oculto que apareciera durante la reparación deberá comunicarse al cliente, así como su importe, y sólo podrá repararse si éste lo acepta expresamente.

La renuncia al presupuesto, advierte la asociación de consumidores, dificulta la reclamación del importe de la factura, pues las quejas más habituales tienen que ver con consumidores que consideran que el taller les ha cobrado una factura desproporcionada.

El taller sólo podrá cobrar al cliente la elaboración del presupuesto cuando éste no encargue finalmente el trabajo, siempre que el taller hubiera hecho constar previamente en el resguardo de depósito los trabajos necesarios para su elaboración y el precio de los mismos.

La factura del taller deberá atenerse igualmente a los precios por hora de trabajo y por servicios concretos que debe tener el taller expuestos al público. También se deben incluir el coste de la hora fuera de la jornada laboral, por servicios móviles propios o por gasto diario de estancia de vehículos en el establecimiento.