Los ingresos de los talleres en el País Vasco se reducirán previsiblemente un 6,5% en 2014, hasta situarse en los 621,9 millones de euros, debido a la aceleración del envejecimiento de su parque automovilístico, donde el 50% se los vehículos tiene más de diez años, desvela el informe 'Los desafíos de la posventa en Euskadi' de la consultora experta en valoración de siniestros Audatex. 

 

 

El análisis, realizado a partir del análisis de más de 4,2 millones de valoraciones de siniestros, atribuye esta caída de los ingresos al impacto de los vehículos denominados ‘mileuristas' - aquellos con más de diez años - ya que son los que menos acuden al taller y los que están detrás de gran parte de la pérdida de trabajo e ingresos de la posventa. 

 

En este sentido, el comportamiento de los negocios reparadores en el País Vasco está en línea con el previsto para el conjunto de España, donde se estima un descenso de su cifra de negocio del 6,5% para este ejercicio, hasta los 9.456 millones de euros debido, principalmente, al déficit de matriculaciones - más de un 60% desde 2007 - y a una antigüedad más severa del parque rodante, con la mitad de sus vehículos por encima de la década. 

 

La única provincia que se comporta mejor que la media es Álava, cuya facturación caerá un 2,2% en 2014, lo que le permitirá ganar cuota de mercado en el sector posventa vasco, al pasar del 11% en 2013 al 11,5% al cierre de este ejercicio. Precisamente, este mayor peso lo gana a costa de Vizcaya, que pierde un 0,5%. 

 

Sin embargo, Vizcaya seguirá siendo, de lejos, la provincia de mayor influencia en la comunidad, con el 62,4% del negocio total, dado que es el centro económico y demográfico del País Vasco, en donde se concentra más de la mitad de su población. 

 

Para el responsable de Ventas, Fabricantes y Asociaciones de Audatex, José Luis Gata, “el envejecimiento del parque en País Vasco, al igual que en el conjunto del Estado, es un desafío ante el que los concesionarios deberán reorganizar su actividad para rentabilizarla al máximo atendiendo a tres segmentos diferentes de vehículos en función de su edad”. 

 

“También servirá para administrar mejor los tiempos que el taller dedica a otras gestiones derivadas de la reparación del vehículo, como el tiempo para la cita previa, la recepción del coche o la estimación del presupuesto, alcanzando así ahorros del 15% sobre el coste total del proceso posventa”, añadió seguidamente. 

 

Si el servicio oficial quiere ahorrar costes no puede basar su estrategia en bajar el precio de la mano de obra o subir el del recambio, prosigue, sino que debe actuar sobre las variables de rentabilidad o productividad a través de la innovación y tecnología en la estandarización de todas y cada una de las fases del proceso reparador desde que el coche entra por la puerta hasta que sale.