Los 227 radares fijos de la red viaria catalana ya han comenzado a multar a vehículos que no tienen la ITV al día, siempre que sean previamente sorprendidos rebasando el límite de velocidad permitida, anunció el director del Servei Català de Trànsit (SCT), Joan Josep Isern.

Esta medida se aplica a la espera que, en las próximas semanas, también multen a los vehículos sin la ITV. Los 19 lectores de matrículas repartidos por la red viaria  actualmente llevan a cabo funciones estadísticas, para detectar el número de vehículos que transitan por una vía.

La información de la matrícula obtenida, tanto por los radares de velocidad como por estos 19 lectores, se cruza posteriormente con una base de datos de la DGT, en la que figuran alrededor de medio millón de vehículos de Cataluña que no tienen la ITV al día.

De hecho, Trànsit ha enviado en los últimos meses medio millón de cartas personalizadas a los propietarios de estos vehículos, advirtiéndoles de la necesidad de superar la inspección, para garantizar así la seguridad viaria.

Trànsit hará llegar ahora un último aviso a los vehículos que sean detectados por los lectores de matrícula sin la correspondiente ITV, hasta que dentro de unas semanas pasen a ser directamente multados con 200 euros.