En el marco del Salón del Automóvil de Frankfurt, la European Automotive Telecom Alliance (EATA) se reunía con la Comisión Europea para anunciar los últimos avances y la situación del diálogo entre las industrias del automóvil y las telecomunicaciones con la presencia de Günther Oettinger, Comisaria europea de Presupuesto, y con Mariya Gabriel, nueva comisaria europea para Sociedad y Economía Digital.

En el contexto del diálogo intersectorial promovido por la Comisión Europea, EATA reiteró su compromiso de desarrollar las tecnologías necesarias para hacer de la conducción conectada y automatizada una realidad en Europa. El objetivo de EATA es establecer las condiciones adecuadas para un sistema de comunicaciones fiable e interoperable para estos servicios en toda Europa.

Las aplicaciones con mayor interés público en las que se enfocan los proyectos de EATA pretenden ayudar a mejorar la seguridad vial y la gestión del tráfico a través de las fronteras europeas:

  • La aplicación Highway Chauffeur puede crear oportunidades para experimentar niveles más altos de conducción automatizada en combinación con la conectividad.
  • High Density Truck Platooning explorará el potencial para el sector de la logística para ser más rentable y eficaz en el transporte de mercancías por carretera, así como para contribuir a una movilidad más limpia y segura.
  • Valet Parking permitirá a los conductores encontrar espacio de estacionamiento sin perder tiempo causado por la congestión del tráfico adicional y la contaminación, aunque también permite a los operadores de estacionamiento explorar y ofrecer nuevos servicios.

Trabajando con una amplia gama de socios y autoridades públicas nacionales, las industrias de telecomunicaciones y de automoción tratan de ofrecer estos servicios de manera transparente, a través de las fronteras. Países Bajos, Bélgica, Alemania, Francia y España acogerán los primeros lugares de prueba a partir de octubre de 2017. En cuanto a la financiación, la industria sigue tratando de complementar sus propios recursos con los de socios públicos como la UE y otras autoridades públicas, informan desde Clepa.

Por otro lado, la implantación de las tecnologías necesarias y el aumento de la captación de usuarios requiere un entorno regulatorio adecuado. En este contexto, EATA pide a la UE que establezca políticas que garanticen los niveles de conectividad necesarios. Al mismo tiempo, las políticas deben fomentar la innovación, permitir que los mejores servicios en su clase florezcan y permitir los beneficios sociales y económicos de las tecnologías. Esto, a su vez, puede mejorar la vida de los ciudadanos europeos.

También es crucial promover un ciberespacio resistente para garantizar la confianza del consumidor. Paralelamente, la UE debería aplicar un sistema sólido de protección de datos. Cualquier futura legislación de la UE no debe obstaculizar la innovación, sino que permite un uso responsable de los datos siempre que no haya implicaciones de privacidad. Además, un enfoque innovador de la economía de datos y una política industrial sólida son esenciales para reforzar la competitividad de la UE. En este sentido, los legisladores deben dar prioridad a la seguridad jurídica.