La facturación de los talleres andaluces caerá previsiblemente un 10 % al cierre del ejercicio 2013, hasta situarse en 1.500 millones de euros, según el estudio 'Evolución de la posventa en la crisis' expuesto en el III Foro de Automoción de Andalucía.

El informe, realizado por Audatex a partir del análisis de más de 4,2 millones de valoraciones de siniestros, atribuye esta caída del mercado al desplome de las matriculaciones, que ha provocado una desaceleración del crecimiento del parque y, por tanto, de la masa crítica de autos a reparar.

Andalucía acumula un descenso en sus ventas del 8,2 % hasta mayo, con una previsión para el cierre del año de 65.800 unidades, un 10 % menos. Además, esta bajada de las matriculaciones, unida al alargamiento de la vida útil de los vehículos, ha favorecido el envejecimiento del parque andaluz, que suma ya cuatro millones de vehículos.

En la actualidad, el 50 % del parque ronda los diez años, lo que explica que el 60 % de las reparaciones se realicen en vehículos de hasta siete años, un dato "importante" cuando antes de la crisis más de la mitad de las intervenciones en taller se daban en vehículos de hasta cinco años, precisamente los que mayor rentabilidad e ingresos reportan al taller.

En cuanto al importe de las reparaciones, las de hasta 600 euros, las más económicas, se han convertido en las predominantes, y representan el 56 % del total, mientras que las que se mueven entre los 600 y 1.200 euros suponen el 22 %.