Los talleres de reparación de vehículos que operan en Cataluña, alrededor de 6.200 - integrados la mayor parte en la Federación Catalana de Talleres de Reparación de Automóviles (Fecatra) -, exigen a la Administración un verdadero sistema de control del intrusismo profesional. Recordemos que estos centros ocupan a un total de 34.189 trabajadores asalariados y 13.164 trabajadores autónomos.

Los debidamente legalizados hacen frente a elevados costes en materia fiscal, laboral, medioambiental y en impuestos locales, además de generar la mayor riqueza social en tiempos de crisis: la generación de puestos de trabajo. La competencia desleal a la que se ven sometidos está incidiendo en la viabilidad de muchas microempresas y pymes del sector.

Las actuaciones ilegales que se están produciendo afectan asimismo a los consumidores. No en vano, la realización de trabajos incorrectos provocan averías en componentes sensibles de los vehículos y afectan a elementos de seguridad y a las medidas de emisiones medioambientales de estos mismos vehículos.

El resultado de estas intervenciones faltas de profesionalidad se traduce en nuevas averías, con el consecuente perjuicio en el bolsillo del usuario, en el empeoramiento de la seguridad vial y su consecuente riesgo para todos los conductores, y en la merma de las condiciones medioambientales.

Por todo ello, Fecatra tratará en la próxima audiencia con el Conseller d'Empresa i Ocupació de la Generalitat de Catalunya los siguientes aspectos:

1. Proponer la creación de un procedimiento único de control del intrusismo profesional, con la  participación de los diferentes estamentos de la Administración que se relacionan con esta actividad empresarial, así como la participación de la ciudadanía.

2. Presentar Plan de actuación para 2014 - 2015  "Lucha contra el intrusismo profesional y la competencia desleal" a través de la plataforma online de denuncia anónima y sus últimos resultados.