Los coches nuevos, en el sector del automóvil, apenas pueden considerarse unos minutos como tales, ya que desde el momento mismo de su matriculación pasan a valer un 17% menos de media.

No obstante, según el informe #InnovaciónPosventa - hecho público por la consultora Audatex con motivo del Foro de VO y Posventa -, la gran demanda de VO y la escasez de stock han empujado su precio de forma constante en los últimos meses, de manera que su depreciación se ha reducido en diez puntos respecto a los niveles de 2011.

El vehículo de ocasión aumentó considerablemente su valor en 2013, ya que un coche de seis años ahora vale un 60% menos que en el momento de su matriculación, frente a la depreciación media del 70% de hace dos años.

En esta evolución ha tenido mucho que ver no solo el empuje de la demanda ( 5,5% de ventas hasta mayo), sino también la propia dinámica de recuperación de precios.

Así, el mercado de ocasión está mostrando gran parte de su potencial como alternativa al nuevo, sobre todo porque, sin contar con las ayudas del Plan Pive, se adapta mejor al poder adquisitivo de la mayoría de los españoles, cuyo salario más habitual es de 16.500 euros brutos anuales, indican los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esto supone que de media un coche usado representa el 77% de la renta de muchos españoles, frente al 150% de uno nuevo. El atractivo del VO es aún mayor si tomamos como referencia el salario medio en España (22.790 euros), ya que comprarse un coche usado supondría el 56% de las ganancias anuales.

Pero el atractivo del VO no solo reside en un precio más competitivo, sino también en la juventud que ofrecen los coches usados de menos de tres años, que en lo que llevamos de año han aumentado sus ventas entre un 12,5% y un 26,4%, dependiendo del mes, siendo el segmento más demandado, incluso por encima de los vehículos de más diez años o 'mileuristas' que, aunque más atractivos en precio, arrastran en la mayoría de los casos un altísimo rodaje y un historial de mantenimientos más largo.

Este interés por los usados más jóvenes aplaca levemente el avance de los 'mileuristas', que ya representan la mitad del parque automovilístico, aunque según el informe de Audatex el envejecimiento del parque no se frenará hasta 2017, año en el que el 67% de los vehículos tendrá más de diez años, con 16 millones de unidades.

Precisamente para hacer frente a este desafío, los concesionarios deben aplicar al vehículo usado las mismas políticas de seguimiento y fidelización que vienen desarrollando desde hace años con el vehículo de segunda mano por tratarse de una fuente de rentabilidad.

En opinión del responsable de Ventas, Fabricantes y Asociaciones de Audatex, José Luis Gata, "el VO se ha convertido en una solución de movilidad para muchos españoles y las redes oficiales de distribución no pueden permanecer ajenas a esta realidad".

"El concesionario debe darse cuenta de que la relación con el cliente de VO no acaba en el proceso de compra, como antaño, sino que empieza ahí, dando paso al rentable mundo de la posventa, que ya aporta el 60% de su beneficio y que tendrá un peso decisivo debido al progresivo envejecimiento del parque", agrega.

Para afrontar este reto de un parque más vetusto, con menos reparaciones y de menor importe, los concesionarios deben llevar adelante un proceso de reconversión y de automatización de procesos que les permitirá ahorrar hasta 750 millones de euros al año.