Microsoft está trabajando para poder instalar sus tecnologías en los salpicaderos de los automóviles, una medida que busca convertir los coches en asistentes inteligentes que se manejen a través de la voz y sencillos gestos. El plan de Microsoft en el largo plazo es que herramientas como Kinect, Windows Phone, Windows 8 o Bing acaben siendo habituales en muchos automóviles del mercado.

Para ello se ha diseñado un sistema telemático que integra funcionalidades tan diversas como el reconocimiento facial, la realidad aumentada o la navegación por GPS. También se dará especial importancia a la creación de aplicaciones para el futuro sistema inteligente, así como a la mejora de las interacciones con otros dispositivos situados dentro del coche.

Igualmente, la memoria del sistema podrá almacenar datos de las rutas o las listas de reproducción favoritas de los usuarios, y hacer que todo ello este sincronizado con la nube de Microsoft. Además, la idea con este sistema es que gracias al uso de gestos y comandos de voz se evite la necesidad de tener un panel con multitud de botones, como sucede con los sistemas de conectividad de los coches inteligentes actuales.

Entre los vehículos que vienen actualmente equipados con tecnología de Microsoft vemos a empresas como Ford, Fiat, Kia, Nissan, BMW, Mercedez Benz, Aston Martin o McLaren.