El Plan Nacional de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera (2013-2016) asegura que el transporte por carretera constituye la primera fuente de emisiones de CO2 en las grandes ciudades y por ello se hace imprescindible establecer un método que clasifique los vehículos en función de su potencial de contaminación.

 

En España, indica la web www.ro-des.com, hay actualmente matriculados alrededor de 10.000 vehículos Cero Emisiones, principalmente eléctricos puros (BEV), eléctricos de autonomía extendida (REEV), de hidrógeno (HICEV) e híbridos enchufables (PHEV).